martes, 24 de febrero de 2009

La filosofía del (des)madre o la literatura (fuera de madre) en el tocador


El post-posfeminismo y la era farmacopornográfica

No hay dos sexos, sino una multiplicidad de configuraciones genéticas, hormonales, cromosómicas, genitales, sexuales y sensuales. No hay verdad del género, de lo masculino y de lo femenino, fuera de un conjunto de ficciones culturales normativas”.
BEATRIZ PRECIADO, Testo yonqui

2 comentarios:

Saritah dijo...

No puedo estar más de acuerdo con esta afirmación. Reconozco el deber de las mujeres de defender "nuestros derechos", pero con nuestro intento continuo de conquista nos alejamos de lo que debería ser igualdad y perdemos el sentido de lo que la misma palabra indica. Si existe el machismo, pero también el feminismo exagerado, que no hace más que resaltar la falta de confianza, que hemos heredado, en nuestro propio genero. Sería considerado dejar de fomentar esas supuestas "desigualdades" que nos hacen absurdamente diferentes puesto que en realidad, no existe dicha diferencia de género, solo existe lo aprendido sobre ello.

Carmen Velasco dijo...

Gracias por tu comentario y tu visita... En efecto, en todo caso habría que repensar las posibilidades de la identidad en términos del poder en sí mismo.
Un saludo.