martes, 13 de marzo de 2012

Hoy no es 8 de marzo

Una menor marroquí se suicida tras ser obligada a casarse con su violador. La joven ingirió un veneno para ratas en la casa de la familia del marido.


 

Las familias decidieron el enlace matrimonial, que fue sancionado por el juez.
Una menor marroquí de 16 años decidió poner fin a su vida en Larache (norte de Marruecos) tras ser obligada a casarse con su violador, 10 años mayor que ella, y por el maltrato al que fue sometida. Según explica el diario local Al Massae en su edición de este martes, el pasado sábado la joven decidió ingerir un veneno para ratas en la casa de la familia del marido, desesperada por el maltrato al que fue sometida por parte de esta y de su esposo, así como del rechazo de su propio padre a recibirla en casa.
La historia remonta a hace un año cuando la familia de la víctima depositó una denuncia ante el fiscal general de Tánger acusando al agresor de violación sexual, apunta el diario. Tras una intervención de los conocidos de las dos familias, se decidió casar a la joven con su violador con la autorización del juez. Este tipo de matrimonios es impuesto por la fuerza de la tradición, sobre todo en el ámbito rural para salvaguardar el honor de la joven y "resolver" el daño causado tras la violación. Asimismo, según el código penal marroquí el violador queda exento de sanción si admite casarse con su víctima.
(Desde Rabat, gracias al elPeriódico.com)

3 comentarios:

PUTTA dijo...

Gostei de passar por aqui!

Silvia Parque dijo...

Que no se nos olviden estas cosas, aunque no sea ocho de marzo.

CRSC dijo...

Qué horror. Esta "religión" está completamente en el medievo. Muchos países árabes -Irán por ejemplo-, compiten para conseguir (y lo logran) una cierta tecnología avanzada, pero sus mujeres tienen que ir a bañarse a playas exclusivas para ellas, y por supuesto tapadas hasta las cejas. algo demencial que hay que denunciar sin tapujos.